Dícese de aquel establecimiento de vínculo de confianza basado en una promesa, discurso o forma de hacer las cosas que cuando es experimentado por el ciudadano, consumidor o cliente es incoherente, poco coincidente o distinto de lo inicialmente expuesto. Sólo ahí puedes decir que te han metido el pico en el ojo.